UN DIA DE TOUR DE TEMPLOS EN CHIANG MAI

Arrancamos con un desayuno liviano en nuestro hotel, sólo café y tostadas, y nos dirigimos hacia nuestra primera aventura en Chiang Mai. El primer templo que queríamos ver era Wat Phra That Doi Suthep, que está ubicado en la cima de un cerro en las afueras de la ciudad.

Le preguntamos al staff de nuestro hostel cómo era la mejor forma de llegar, luego salimos y frenamos un songthaew que nos llevó hasta el zoológico por 40 bahts cada uno. Frente al zoo hay unos cuantos songthaews rojos en fila para llevar gente hacia arriba del cerro a Doi Suthep. No estábamos muy seguros desde donde salían los camiones, simplemente seguimos a un grupo de gente que parecía estar esperando, y estábamos en lo cierto. El camino hasta la cima cuesta alrededor de 40 bahts por persona y se comparte la camioneta con otra gente.

En el Songthaew

El songthaew nos dejó en un mercado, el cual debimos cruzar para llegar a la entrada del templo. Tuvimos que subir una larga escalinata con barandas en forma de dragón. Había un grupo de nenas vestidas con ropa típica de la región ofreciendo fotos por un pequeño precio, el cual pagamos porque eran adorables.

 

Niñas en Doi Suthep

Una vez que llegamos a la cima de las escaleras, pagamos la entrada y caminamos alrededor del templo. Uno de los lugares más lindos es una terraza con vistas de la ciudad de Chiang Mai y alrededores.

Vista de Chiang Mai desde Doi Suthep

Para entrar a la parte importante del templo hay que sacarse los zapatos. Se pueden dejar en lockers justo frente a la puerta. El templo por dentro es hermoso, con un chedi dorado gigante en el medio rodeado de paraguas dorados.

Chedi principal dentro del templo

Doi Suthep es un templo Budista activo y es considerado uno de los lugares más sagrados por los tailandeses, razón por la cual estaba lleno de gente rezando. A pesar de que permiten a los turistas entrar y sacar fotos, siempre hay que ser respetuoso de los locales y sus rituales, e intentar no interferir con sus rezos.

Algunos de los rituales son prender velas, arrodillarse frente a las estatuas de Buda, presentar ofrendas a Buda y caminar alrededor del chedi central.

Locales rezando

Estuvimos aproximadamente dos horas en Doi Suthep y después volvimos a la ciudad vieja. Tomamos uno de los muchos songthaews rojos que esperaban fuera del templo, el cual nos dejó en la Puerta Norte. Desde ahí arrancamos nuestro tour a pie de los templos de la ciudad vieja.

Nuestra primera parada fue Wat Lok Moli, justo fuera de los límites de la ciudad. Sin casi una gota de dorado (bastante raro en un templo de Chiang Mai), el lugar es bellísimo y estaba prácticamente vacío, lo cual era un plus. El templo tiene al fondo un antiguo chedi de ladrillo rodeado de coloridas banderas budistas.

Wat Lok Moli

Seguimos caminando. Teníamos tres templos principales en la lista, pero lo curioso de Chiang Mai es que toda la ciudad vieja está llena de templos! Obviamente no hay que visitarlos todos, y después de un rato comienzan a parecer todos iguales, pero por suerte vimos varios templos antes de sentirnos completamente “templed-out” (expresión en inglés que significa “harto de ver templos”!)

Pasamos 10 minutos por Wat Monthian, un templo blanco y rojo oscuro con detalles en dorado y un Buda gigante en la parte de afuera. No es un templo conocido y no había nadie, pero nos llamó la atención la decoración.

Wat Monthian

Caminando por Prapokkloa Road encontramos un restaurant y decidimos frenar para un almuerzo rápido: ananá con arroz (Pineapple Rice), un típico plato tailandés.

Luego de una buena comida, seguimos nuestro camino hacia los templos de nuestra lista, pero otra vez nos cruzamos con otro lugar inesperado y sumamente decorado, Wat Saen Muang Ma Luang. Paredes blancas, techos rojos y muchos detalles en dorado eran las características principales. Entre todos los edificios encontramos las ruinas de un viejo Chedi.

Wat Saen Muang Ma Luang

Luego de esto finalmente llegamos a Wat Chiang Man, uno de los obligados. El complejo tiene dos templos principales de arquitectura Tailandesa típica, dentro de los cuales hay altares con estatuas de Buda, como en cualquier otro templo en Tailandia. El atributo más antiguo es el Chedi del Elefante, una construcción de ladrillo y piedra con base cuadrada con estatuas de elefantes sosteniendo un chedi dorado gigante. Sin duda lo más lindo del templo.

Wat Chiang Man

Seguimos paseando por la ciudad vieja y entramos a un par de templos más, pero no sabemos los nombres.

Finalmente llegamos al segundo templo obligado, Wat Chedi Luang. Hay que pagar entrada, pero es muy barata y vale la pena. Hay una casa en la entrada que es un templo solo para hombres – no sabemos bien por qué, pero las mujeres tenían prohibida la entrada.

El complejo está lleno de pabellones, el más lindo de ellos el más grande cerca de la entrada, de arquitectura típica, con paredes blancas y detalles dorados.

Wat Chedi Luang

El interior es muy agradable también, probablemente gracias a los coloridos banderines de rezo que cuelgan del techo. Obviamente, un altar con una estatua de Buda se erige al final del salón.

Dentro de Wat Chedi Luang

La atracción principal del templo, sin embargo, es el llamado “Chedi Luang”: las ruinas de un templo de ladrillo construido en el Siglo 14th, decorado con estatuas de elefantes y Budas.

Wat Chedi Luang

De camino a nuestro último templo, encontramos otro templo interesante, Wat Phan Tao. No es grande y sólo estuvimos diez minutos dentro, pero era muy bonito.

Wat Phan Tao

El último templo que visitamos en Chiang Mai fue Wat Phra Sing, un complejo enorme con muchas construcciones. Para ese momento ya estábamos con síntomas de hartazgo de templos, razón por la cual no nos impresionó tanto, pero era muy lindo. Probablemente si lo hubiésemos visto primero, nos habría parecido más increíble.

Wat Phra Sing

En el templo hay una casa de paredes blancas y detalles dorados, muy similar a todos los demás templos de Chiang Mai, dentro de la cual hay un altar con un Buda. En la parte del fondo hay un chedi dorado gigante rodeado de ortos chedis más pequeños. La cantidad de dorado es impresionante.

Wat Phra Sing

Terminamos nuestro tour de templos en un “fish spa”, que consistió en 20 minutos de meter nuestros pies en pequeñas piletas llenas de pececitos que se alimentan de células de piel muerta. Aunque al principio nos daba asco y cosquillas, una vez que nos relejamos fue bastante placentero. ¡Hay que probarlo!

               

¿Han visitado templos en Chiang Mai? ¿Están planeando hacerlo? Compartan sus experiencias con nosotros o consulten si necesitan tips!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *