Lo primero que hay que saber de los elefantes es que han sido un ícono en la cultura de Tailandia por siglos, siendo usados para trabajos forzados y para la guerra, hasta el día de hoy cuando todavía son utilizados para entretener turistas. El elefante es también un emblema de la realeza de Tailandia.

Es sabido en el mundo que la industria turística en Tailandia genera mucho dinero con elefantes, entrenándolos para cargar gente, hacer trucos y jugar al fútbol. Hoy en día existe una preocupación por estos animales y lo mal que les hace ser montados, y se ven propagandas en contra del abuso de estas criaturas. Mientras que todo esto es cierto, es importante entender que los tailandeses siempre han utilizado a los elefantes como medio de transporte, de la misma manera que los Occidentales usamos caballos, razón por la cual no es necesario actuar como un defensor de “Greenpeace”.

 

Abrazando un elefante

Habiendo dicho esto, nosotros no estamos de acuerdo con montar en elefante o verlos sufrir, pero aún así queríamos tener la posibilidad de verlos de cerca. Así  es como encontramos un santuario de elefantes.

Habíamos escuchado que Chiang Mai es “el” lugar para ver elefantes, así que investigamos un poco y encontramos que hay varios santuarios en la región, más que nada debido a esta nueva moda de cuidar a los elefantes más que montarlos. Siendo honestos, si bien estos santuarios rescatan y protegen a estos animales, los elefantes siguen siendo un instrumento turístico y una forma de hacer dinero y tienen que soportar entretener a gente día tras día, aunque es cierto que esto no se compara de ninguna forma a cargar personas o hacer trucos.

El lugar más popular es Elephant Nature Park, pero los lugares estaban agotados en la fecha que íbamos a Chiang Mai. Por suerte, luego de investigar, encontramos el Elephant Jungle Sanctuary.

Una experiencia de cerca sin abuso

Top Tips Antes de Ir

Si tienen un itinerario ajustado, recomendamos reservar con anticipación, ya que los cupos por día son limitados. Nosotros reservamos 40 días antes de ir. Se puede reservar online y pagar 50% con tarjeta de crédito y el resto en el día del tour.

La experiencia no es barata. Pasar un día entero con los elefantes cuesta alrededor de USD 80 por persona; esto incluye transporte desde y hacia el hotel, almuerzo, snacks y agua ilimitada.

Vístanse con ropa cómoda, con zapatos de caminar y prendas que no les moleste arruinar. Preparen un bolso con traje de baño, chancletas/ojotas, una toalla y un segundo set de ropa ya que es muy probable que se mojen.

Nuestra Experiencia

Nos buscaron muy temprano en nuestro hotel en la ciudad vieja de Chiang Mai y anduvimos por aproximadamente dos horas en la parte de atrás de un songthaew antes de llegar a una pequeña calle en bajada. Esta parte no fue agradable: había llovido en los días anteriores y el camino estaba resbaladizo. Por suerte el songthaew estacionó y bajamos el resto del camino a pie.

Eramos alrededor de 30 personas. El lugar es un predio enorme en el medio de la selva, con un gran tinglado y unos bañitos muy humildes. ¡Y los elefantes están ahí nomás! Eran 10 más o menos, de distintas edades y tamaños.

Lo primero que hicimos fue cambiarnos de ropa. Nos dieron unas coloridas camisolas tejidas. Luego comimos un poco de fruta mientras los encargados nos contaban acerca del santuario y cómo cuidaban de los elefantes.

Yo (Flor) mostrando mi camisola con los elefantes

¡Luego era tiempo de alimentarlos! Nos dieron baldes gigantes de fruta para que agarremos y les demos a los elefantes. Esa fue nuestra primera chance de entrar en contacto con ellos, tocarlos y abrazarlos. ¡Son tan tiernos! Y traviesos también: usaban su trompa para robar la fruta de nuestros bolsillos.

¡Hora de la comida!

Sacamos un montón de fotos. También había un fotógrafo del lugar que tomó fotos de todos y luego las subió a Facebook.

Uno de los elefantes, el único con colmillos, estaba separado del grupo y atado y cuidado por los encargados. Cuando preguntamos por qué nos explicaron que era violento con los otros elefantes. Igualmente nos dejaron tomarnos fotos con él.

Después de una hora de alimentar y jugar con los elefantes, los dejamos descansar un rato mientras los observábamos desde el tinglado. En ese momento vimos a una mamá elefante amamantar a su hijito, un momento muy lindo.

Amamantando

Luego caminamos por la jungla con los elefantes y llegamos a un arroyo donde tomaban agua. Uno de ellos hizo algunos trucos con agua, nada abusivo por supuesto, simplemente mojarnos a todos con su trompa.

Al volver de la caminata dejamos que los elefantes descansen un rato mientras nosotros almorzábamos una rica y sana comida tailandesa. Era un buffet con arroz, vegetales, papas y pollo, más fruta de postre. ¡Muy rico todo!

Después de una rápida digestión era hora de un baño de barro, así que nos pusimos el traje de baño y nos metimos al barro. ¡Bastante desagradable! El clima no acompañaba, al estar húmedo y lluvioso los elefantes no tenían muchas ganas de llenarse de barro.

Baño de barro

En vez de eso, nos metimos todos al agua. Los elefantes amaban el agua y fue muy divertido. Los encargados se aseguraron que todos nos mojáramos.

Ya para ese entonces eran como las 3 de la tarde. Comimos un último snack mientras nos secábamos y nos cambiamos la ropa, y después ya era hora de volver a casa. Dijimos adiós a los elefantes y dejamos el santuario, sintiéndonos muy agradecidos por la increíble experiencia. El songthaew nos llevó de vuelta a nuestro hostel.

El santuario de elefantes fue sin duda una de nuestras experiencias favoritas de nuestro viaje por el Sudeste Asiático y realmente lo recomendamos. Sabemos que es un poco caro y a veces el costo puede estar fuera del presupuesto de un mochilero, pero definitivamente vale la pena!

Han tenido una experiencia similar con elefantes o algun otro animal salvaje en sus viajes? Estan planeando hacerlo y necesitan sugerencias? Entonces no duden en comentar!

2 thoughts to “Santuario de Elefantes

  • nelita

    Un relato muy lindo e interesante. No tenia idea de lo que se podia hacer todo un dia rodeado de elefantes!Ni de que fueran tan dóciles y simpáticos!

    PD: Discúlpenme , es de tia metida……. yo pienso que sería mas fácil leer el texto si utilizan un color de letra mas contrastante.

    Responder
  • nelita

    Algo mas chicos…es verdad que no es barato pero comparado, por ejemplo con lo que comentan que salen las entradas para Argentina-Peru la semana que viene,,,,ese valor es mas que lógico! No se puede comparar esta experiencia con ver un partido de 2 horas! jaja

    Responder

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *