Para saber antes de ir…

Antes de empezar, si planean ir a Bangkok, recuerden que al visitar los templos, hay un código de vestimenta muy estricto: Los hombres tienen que vestir pantalones largos y remeras con mangas (no musculosa). Si tienen sandalias u ojotas, debe ser con medias. Las mujeres deben vestirse de manera similar: ropa sin transparencias, y hombros y piernas cubiertas. Si llegan a un templo con vestimenta impropia, les prestaran ropa a cambio de un depósito. Obviamente, el respeto por Buda es obligatorio en Tailandia. Es considerado una ofensa tener tatuajes con la imagen de Buda, así que si tienen alguno, asegúrense de taparlo.

Gracias por respetar a Buddha

En cuanto a moverse por Bangkok, como de costumbre recomendamos caminar para ver lo máximo posible. Algunas veces es necesario tomar transporte público. Los buses son buenos, los usamos algunas veces, por ejemplo para ir al Chatuchack Market. En cuanto al servicio de  MRT (trenes), lo encontramos demasiado caro. Siendo dos, era más barato tomar Uber (teniendo SIM card), que es de hecho muy bueno en la ciudad. Lo recomendamos, excepto en traslados desde/hacia el aeropuerto, ya que se paga un cargo extra. Para ello es mejor arreglar un taxi con el alojamiento.

Nuestra experiencia en Bangkok

Hay algo especial sobre Bangkok. Es una ciudad caótica, y de alguna manera, es fácil sentirse cómodo. Probablemente tenga que ver con el hecho de que hay atracciones y experiencias para todos los gustos, y son muchas.

Honestamente, ninguno de nosotros tenía altas expectativas sobre Bangkok, especialmente porque varios amigos nos habían hablado no demasiado bien de la ciudad. Cuando llegamos, pensamos que era solo la puerta de entrada a Tailandia, con algunos templos y muchos backpackers borrachos. Bueno, los backpackers y los templos están, pero también hay mucho más, así que ahora pensamos que podríamos haber estado más tiempo.

Llegamos el úlitmo día del año desde Hanoi. Despues de hacer Check-in en el Chern Hostel (muy lindo, nuevo y limpio, bien cerquita del Giant Swing), fuimos a ver nuestro primer tempo, Wat Arun. Para llegar ahí, cruzamos el rio en ferri desde Tha Thian (4 baht, comprar in situ). De camino a Tha Thian pasamos por el Gran Palacio y Wat Pho, que los visitamos más adelante.

Ferry-bus

Wat Arun es un templo Budista ubicado en la orilla este del rio Chao Phraya. Si bien existe desde el Siglo XVII, las cúpulas que lo distinguen (prang) se construyeron a principios del siglo XIX.   Conocido como el Templo del Amanecer, y famoso por su cúpula central llena de diferentes figures de animales y soldados antiguos, Wat Arun es uno de los lugares más visitados de Bangkok. La entrada cuesta 100 Baht y está abierto de 8.30 a 17.30. La visita puede completarse en 2 horas, y definitivamente vale la pena.

Wat Arun

Al terminar con Wat Arun, tomamos el bus-bote que va por el rio con varias paradas, y nos bajamos cerca de Khao San Road. Fuimos para reservar el tour que nos llevaría a los mercados flotantes al día siguiente, y usamos la oportunidad para tomar una cerveza en la Meca de los Backpackers en Asia. Luego, volvimos caminando hacia el hostel para una ducha rápida, y nos fuimos hacia donde estaban planificadas las celebraciones de Año Nuevo. El lugar estaba repleto de gente pero la celebración no fue increíble –no hubo fuegos artificiales- debido a que el pueblo estaba de luto por la muerte del Rey Bhumibol Adulyadej, acontecida unos meses antes. Esto es un gran ejemplo de cómo el pueblo tailandés amaba a su reino. La celebración fueron charlas y música tranquila.

Nuestro segundo día en Bangkok empezó con un gran madrugón para el tour a los Mercados Floatantes. Elegimos uno de los múltiples proveedores que hay en Khao San Road, y, como usualmente pasa cuando contratas un tour en Asia, es difícil no sentir que estas siendo estafado. En este caso, al menos en términos generales, no lo fuimos.

Nos busco una camioneta en el hostel, y la primera parada fue en el Maeklong Railway Market. Esto es un mercado de comida fresca ubicado sobre las vías de un tren que funcionan, osea que cuando el tren viene, todos mueven sus cosas muy rápido para dejarlo pasar, y luego vuelven a sus lugares con las verduras, carne, pescados y demás.

       

Después del Railway market, seguimos hacia los mercados flotantes. Ya no existen las tradicionales transacciones entre botes (que posiblemente fueran lo más interesante), sino que está lleno de negocios en la orilla, y los turistas pasean en barcos que frenan a comprar recuerdos. Nuestro tour incluía un paseo en un barco grande y más rápido alrededor de los mercados que fue interesante. Al terminar, el bus nos llevo de vuelta a Bangkok, donde almorzamos y disfrutamos la tarde (y unos masajes) en Khao San Road 😉

Mercado Flotante

Nuestro tercer día empezó visitando Wat Pho. Otra visita obligada en Bangkok, este templo budista es la casa del Buda Reclinado, una estatua dorada enorme de 46 metros de largo. Además del Buda gigante, los patios son muy lindos, llenos de chedis coloridos (esas estructuras cónicas típicas de los templos tailandeses). Además, este templo es considerado la escuela más importante de masaje tailandés. Nosotros no los probamos, así que si lo hacen, por favor cuéntennos. La entrada a Wat Pho cuesta 100 Baht, y está abierto de 8 a 17. Es grande, planifiquen 2-3 horas para la visita.

Luego, fuimos a ver el templo de Golden Mount. Lo mejor son las vistas de Bangkok desde la cima, y el templo en sí es muy lindo.

Vista desde el Golden Mount

Más tarde ese día, viajamos hacia el norte de Tailandia, para conocer Chiang Mai, el santuario de elefantes y Chiang Rai.

Volvimos a Bangkok cuatro días después, para estar casi tres días más en esta ciudad increíble. Apenas volvimos fuimos a visitar el complejo formado por el Gran Palacio y Wat Phra Kaew (Templo del Buda de Esmeralda). Es sin dudarlo el templo número uno a visitar en Bangkok, ya que tiene varios edificios impresionantes y es aún el corazón del Reino de Tailandia, aunque la monarquía ya no reside ahí.

Wat Phra Kaew

Realmente nos encanto la visita. El templo en si es impresionante, con muchísimos detalles en cada rincón, incluyendo el Buda de Esmeralda, una estatua meticulosamente tallada de un bloque único de Jade. La entrada al complejo cuesta 500 Baht, y se venden entradas desde las 8.30 hasta las 15.30. Consideren especialmente nuestra recomendación sobre cómo vestirse, ubicada al principio de este posteo, y planeen estar en el complejo por lo menos 3 horas.

Wat Phra Kaew

Después del palacio, visitamos el Museo Nacional, que está bastante cerca. Si bien no es espectacular, es útil para entender un poco más de la historia de Siam.

Museo Nacional

Esa tarde fuimos al Chatuchak Market. Es el mercado mas grande de Tailandia, con mas de 8,000 puestos que venden plantas, antigüedades, mascotas, comida y bebida, alimentos secos y frescos, cerámica, muebles, decoración, ropa y libros. Si están buscando una camiseta de futbol falsa, o esos bolsos de colores tan tipicos, este es el lugar. Es mejor visitar los fines de semana, que todos los puestos están abiertos. El mercado está cerrado lunes y martes, y la entrada es gratis. Para confirmar los horarios y días, pueden revisar en la web oficial acá.

Cerramos el día con una cerveza con amigos en Khao San Road, intercambiando historias de nuestros viajes. ¡Siempre un placer!

Khao San Road

El día siguiente tomamos el tren a Ayutthaya para pasar el día allí. Pueden leer sobre eso acá, pero detallemos que es un lugar muy interesante, y pueden ir en tren, viajando por poco más de una hora, y las ruinas de los templos son muy lindas.

Volvimos a la tarde, y esa noche hicimos otro clasico de Bangkok, visitando un bar en una terraza. No crean que son todos lugares super formales; si bien posiblemente algunos lo sean, encontramos uno con grandes vistas desde el piso 47, cerveza a precios lógicos, y un dress-code bastante casual: estábamos bien de jean y remera. Se llama Cloud 47. Fue una excelente experiencia.

Rooftop Bar

Nuestro último día en Bangkok visitamos Chinatown, que no nos gusto, y el templo del Golden Buddha. Es lindo pero no memorable. Solo visítenlo si les sobra el tiempo ;). Esta abierto de 9-17, en Chinatown, y cuesta 10 Baht, incluyendo la visita al museo.

Eso fue lo último que visitamos en Bangkok, ya que esa tarde volamos a Krabi, para relajarnos en las famosas playas tailandesas. Nuestros cerca de 5 días en la capital de Tailandia fueron excelentes, y definitivamente queremos volver.

¿Conocen Bangkok? ¿Planean ir? ¿Tienen dudas? ¡cuéntennos sobre ello!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *